Creatividad, sensibilidad... y un poco de mala leche